martes, 21 de junio de 2016

Diego el nefasto amigo de los niños

Víctor Flores
Escuela de Historia
Universidad de San Carlos de Guatemala
chazkawill@gmail.com

Estuardo Casasola
Escuela de Historia
Universidad de San Carlos de Guatemala
weaglicasasola@gmail.com

Amparado en el manto de la noche y aprovechando la inocencia de sus víctimas, las atrae con
cautivantes presentes que pueden ser desde dulces hasta los juguetes más extraños que a
cualquier niño seducirían. El contacto con sus víctimas posteriormente es constante hasta
convertirse en una pesadilla para ellas, debido a que este bondadoso amigo se ha convertido en
un fiero acompañante que hostiga en cualquier momento. La pequeña víctima comunica la
situación a sus padres, quienes aducen al principio que son babosadas de niño, pero
posteriormente detectan la falta de apetito, distracción, temor y ausencias físicas de él,
precisamente en esta etapa del problema es cuando deciden tomar cartas en el asunto pero Diego
lleva una gran ventaja sobre los progenitores del atormentado. Otros cuentan que únicamente se
debe de pronunciar su nombre tres veces después de la media noche e instantáneamente el
aparecerá dispuesto a complacer tus caprichos a cambió de realizar un viaje cuando a él le plazca,
pero ese viaje es sin retornó nunca volverás y si vuelves nada sería igual, su sombra te proseguirá
siempre. Diego, diego, diego protégeme y seré tu fiel servidor para toda la vida…. Reza la plegaria
para invocarlo; pero por favor no lo intentes porque él te visitara y te llevara con él.

1 comentario: